domingo, 27 de enero de 2013

ÁCIDOS GRASOS EN LA SALUD Y LA ENFERMEDAD



Hay un grupo de ácidos grasos, denominados ácidos grasos esenciales (AGE), que como su nombre indica son fundamentales para la salud. Sin embargo, el cuerpo humano no puede producirlos y deben ser obtenidos de los alimentos de los suplementos alimentarios. 



Dentro de los AGE más importantes se encuentran los ácidos grasos omega-3, los ácidos grasos omega-6 y los ácidos grasos cis.



Los omega-3 y los omega-6 son ácidos grasos poliinsaturados que actuarían en conjunto para promover la salud. 



Podrían llegar a tener un efecto protector contra la enfermedad cardíaca y los accidentes cerebrovasculares por la disminución del colesterol total, el aumento del HDL (lipoproteínas de alta densidad o "colesterol bueno") y la reducción del LDL (lipoproteínas de baja densidad o "colesterol malo"). Además disminuyen la descalcificación ósea porque aumentan la utilización del calcio, reducen los síntomas inflamatorios de la artritis, promueven la cicatrización de las heridas, tienen un efecto beneficioso sobre ciertas enfermedades de la piel (psoriasis, eccema y acné) y mejoran las funciones mentales. 



Las principales fuentes de ácidos grasos omega-3 son el aceite de lino, los pescados grasos, los aceites que tienen grandes cantidades de ácidos grasos poliinsaturados, los aceites de pescado y las nueces. 



Las principales fuentes de ácidos grasos omega-6 son la mayoría de los alimentos procesados (cereales, panes, arroz blanco), huevos, productos de panadería, aceites con grandes cantidades de grasas poliinsaturadas y carnes (especialmente las vísceras, como el hígado).

Los ácidos grasos cis son ácidos grasos monoinsaturados beneficiosos desde el punto de vista nutritivo y que se utilizan para producir reguladores de tipo hormonal y membranas celulares. Sin embargo, cuando los ácidos grasos cis se calientan, se prensan y se combinan con un catalizador (por lo general níquel) en un proceso conocido como hidrogenación, se transforman en ácidos grasos trans, poco saludables. 


La hidrogenación es utilizada por los fabricantes para lograr que los aceites vegetales sean sólidos a temperatura ambiente y con menor tendencia a tornarse rancios. 


Los ácidos grasos trans o hidrogenados son frecuentes en los productos de panadería (galletas, tortas y bizcochos), en los entremeses, en algunas margarinas y en alimentos fritos, (rosquillas y patatas fritas). 



Si un producto tiene impreso en su etiqueta "hidrogenado o parcialmente hidrogenado", quiere decir que contiene ácidos grasos trans. Dentro de los efectos adversos de los ácidos grasos trans están el aumento del colesterol total, la disminución del HDL y el aumento del LDL y los triglicéridos. Estos efectos que pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca y otras enfermedades cardiovasculares son similares a los causados por las grasas saturadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario