domingo, 10 de marzo de 2013

CONCEPTOS CONVERTIDOS EN FUERZAS POR SU RESISTENCIA ENTRE SÍ

CONTEXTO HISTÓRICO

  • 1704 el filósofo alemán Gottfried Leibniz trata sobre las "pequeñas percepciones" (percepciones inconscientes) en Nuevos ensayos sobre el entendimiento humano.
  • 1869 Eduard von Hartman, filósofo alemán, publica La filosofía del inconsciente


Johann Herbart, filósofo alemán del siglo XIX, estudió cómo funciona la mente, y en particular cómo trabaja con ideas o conceptos. Teniendo en cuenta la cantidad de ideas que tenemos en la vida, ¿cómo no estamos cada vez más confusos? Herbart consideró que la mente debe de utilizar algún sistema para diferenciar y almacenar las ideas. También trató de explicar que aunque las ideas existen para siempre (Herbart las consideraba indestructibles), algunas parecen existir más allá de nuestro pensamiento consciente. Otro filósofo alemán del siglo anterior, Gottfried Leibniz, había investigado ya la existencia de ideas más allá de la conciencia, a las que llamó "pequeñas percepciones". A modo de ejemplo, Herbart señaló que a menudo recordamos una percepción -como un detalle de una escena- aunque no seamos conscientes de haberla percibido en el momento; por tanto, esto supone que con frecuencia percibimos las cosas y guardamos de manera inconsciente su recuerdo.

Johann Friedrich Herbart


IDEAS CAMBIANTES

Según Herbart, las ideas se forman a partir de la combinación de la información que aportan los sentidos. El término con el que se refiere a las ideas -Vorstellung- abarca los pensamientos, las imágenes mentales y hasta los estados anímicos; todos conforman el contenido de la mente, y Herbart los consideraba elementos dinámicos, no estáticos, capaces de moverse e interactuar entre sí. Las ideas, decía, pueden atraerse y combinarse con otras ideas o sentimientos, o repelerse, de manera parecida a los imanes. Las ideas similares, como un color y un tono, se atraen entre sí y se combinan para formar una idea más compleja. Si dos ideas son disímiles, pueden coexistir sin asociarse; esto hace que se debiliten con el tiempo, con lo cual acaban hundiéndose por debajo del "umbral de la conciencia". Cuando dos ideas se contradicen abiertamente, se produce una resistencia, y "los conceptos se convierten en fuerzas cuando se resisten entre sí": se repelen mutuamente con una energía que empuja a uno de ellos más allá de la conciencia, a lo que Herbart denominó "un estado de tendencia" y hoy día llamamos "inconsciente".



Herbart concebía el inconsciente como un almacén para ideas débiles o contrarias. Al proponer una conciencia dividida en dos partes por un umbral, deseaba ofrecer una solución estructural para explicar la gestión de las ideas en una mente sana. Más tarde, Sigmund Freud consideró que se trataba de un mecanismo mucho más complejo, y combinó los conceptos de Herbart con su propia teoría sobre los impulsos inconscientes para poner los cimientos del enfoque terapéutico más importante del siglo XX: el psicoanálisis.

1895 Sigmund Freud y Josef Breuer publican Estudios sobre la histeria, que presenta el psicoanálisis y sus teorías sobre el inconsciente.

1912 en La psicología del inconsciente, Carl Jung dice que todos los pueblos tienen un inconsciente colectivo propio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario