miércoles, 6 de marzo de 2013

LOS CUATRO TEMPERAMENTOS COMO TEORÍA

CONTEXTO HISTÓRICO

  • c. 400 a.C.: el médico griego Hipócrates sostiene que las cualidades de los cuatro elementos se corresponden con los fluidos corporales.
  • c. 325 a.C.: el filósofo griego Aristóteles habla de cuatro fuentes de la felicidad: sensual, material, ética y lógica.


El filósofo y médico Claudio Galeno formuló una teoría de los tipos de personalidad basada en la antigua teoría griega de los humores, que trataba de explicar cómo funciona  el cuerpo humano.

CLAUDIO GALENO
O GALENO DE PÉRGAMO


Las raíces del humoralismo se hallan en el filósofo griego Empédocles, según el cual las diferentes cualidades de los cuatro elementos básicos -tierra (seca y fría), aire (cálido y húmedo), fuego (cálido y seco) y agua (fría y húmeda)- podrían explicar la existencia de todas las sustancias conocidas. Hipócrates, médico griego considerado el padre de la medicina, desarrolló un modelo médico basado en estos elementos, atribuyendo sus cualidades a los cuatro fluidos o "humores" (del latín umor) que, según la ciencia de la época, se hallaban en el cuerpo humano.

200 años más tarde, Galeno amplió la teoría de los humores para incluir la personalidad, pues apreciaba una relación directa entre los niveles de los humores en el cuerpo y las inclinaciones emocionales y conductuales, o temperamentos. Los cuatro temperamentos de Galeno -sanguíneo, flemático, colérico y melancólico- se basan en el equilibrio de los humores en el cuerpo. Si uno de los humores abunda en exceso, predominará el tipo de personalidad correspondiente. Una persona sanguínea tiene demasiada sangre (en latín sanguis), y es alegre, optimista, cordial y segura de sí misma, pero también puede ser egoísta. La persona flemática, con exceso de flema (phlegma en griego), es amable, fría, apacible, racional y constante, pero puede ser lenta y tímida. La persona colérica es fogosa, por el exceso de bilis (kholé en griego) amarilla. Al melancólico, que tiene un exceso de bilis negra (melas kholé en griego), se le reconoce por sus inclinaciones poéticas y artísticas, con frecuencia acompañadas de tristeza y temor.

EL TIPO DE PERSONALIDAD
y la tendencia a ciertas enfermedades
vienen determinados por el desequilibrio
de los humores


DESEQUILIBRIO HUMORAL

Galeno afirmaba que algunas personas nacen predispuestas a ciertos temperamentos. Con todo, como los problemas del temperamento se deben a desequilibrios en los humores, decía que podían curarse mediante dieta y ejercicio; en los casos extremos podían requerirse purgas y sangrías. Así, por ejemplo, un comportamiento egoísta se debería al exceso de sangre, y el remedio sería reducir el consumo de carne o practicar una sangría para liberar un poco de sangre.

La doctrina de Galeno dominó la medicina hasta el Renacimiento, cuando empezó a perder autoridad frente a estudios más avanzados. En 1543, en Italia, el médico Andrés Vesalio localizó más de doscientos errores en las descripciones anatómicas de Galeno. Sin embargo, pese a que sus ideas médicas quedaran desacreditadas, influyó más adelante en los psicólogos del siglo XX. Así, en 1947 Hans Eysenck concluía que el temperamento tiene una base biológica, y observaba que las dos dimensiones de la personalidad que identificó -neuroticismo y extraversión- recordaban a los antiguos temperamentos.

Aunque la teoría de los humores ya no forma parte de la psicología, la idea de Galeno acerca del vínculo existente entre muchas enfermedades físicas y mentales constituye la base de algunas terapias actuales.

En 1879 Wilhelm Wundt afirma que los temperamentos se desarrollan en proporciones distintas a lo largo de dos ejes: mutabilidad y emotividad.

En 1947, en su obra Dimensions of Personality, Hans Eysenck sugiere que la personalidad se basa en dos dimensiones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario