martes, 5 de marzo de 2013

RAÍCES DE LA PSICOLOGÍA

Muchas de las cuestiones en las que trabaja la psicología moderna han sido objeto del debate filosófico mucho antes del desarrollo de la ciencia tal como la conocemos en la actualidad. Los primeros filósofos de la antigua Grecia buscaron respuestas a preguntas acerca del mundo que nos rodea y la manera en que pensamos y nos comportamos. Desde entonces se ha luchado con cuestiones sobre la conciencia y el yo, la mente y el cuerpo, el conocimiento y la percepción, la organización de la sociedad y la "buena vida".



Las ramas de la ciencia evolucionaron a partir de la filosofía y cobraron impulso a partir del siglo XVI, hasta llegar a la revolución científica que dio paso a la Ilustración en el siglo XVIII. Pese a que estos avances en el conocimiento científico daban respuesta a muchas preguntas sobre nuestro mundo, lo cierto es que seguía sin haber explicación para los mecanismos de la mente. Con todo, la ciencia y la tecnología aportaron modelos útiles para formular las preguntas correctas y poner a prueba las teorías sobre la base de datos relevantes.

MEN SANA IN CORPORE SANO



Una de las figuras clave de la revolución científica del siglo XVII, el filósofo y matemático René Descartes, esbozó una distinción entre mente y cuerpo que fue crucial para el desarrollo de la psicología. Descartes propuso que todos los seres humanos poseen una existencia dual, con un cuerpo maquinal separado de una mente o alma inmaterial, pensante. Psicólogos posteriores, como Johann Friedrich Herbart, ampliaron la analogía de la máquina para incluir al cerebro, y describieron los procesos mentales como la actividad del cerebro-máquina.



El grado de separación entre la mente y el cuerpo se convirtió en un tema de debate. Así pues, los científicos se preguntaban en qué medida los factores físicos conforman la mente, y en qué medida lo hace el medio. El debate sobre herencia y ambiente, alimentado por la teoría evolutiva del naturalista británico Charles Darwin y, posteriormente retomado por Francis Galton, planteó temas tales como el desarrollo, el libre albedrío, el aprendizaje y la personalidad. La filosofía todavía no había explicado completamente estas cuestiones, ahora ya maduras para el estudio científico.



Entre tanto, el descubrimiento de la hipnosis popularizó la naturaleza misteriosa de la mente e inclinó a los científicos más serios a pensar que la actividad de la mente entrañaba algo más que el pensamiento consciente y manifiesto. Así, estos científicos se propusieron estudiar la naturaleza del inconsciente y su influencia en el pensamiento y en la conducta.



BORN THE PSYCHOLOGY



Sobre estos antecedentes surgió la moderna ciencia de la psicología. En 1879, Wilhelm Wundt fundó en la Universidad de Leipzig, en Alemania, el primer laboratorio de psicología experimental, y por entonces empezaron a aparecer departamentos de psicología en universidades de toda Europa y EEUU.



Así como la filosofía había adquirido ciertos rasgos según el país, la psicología se desarrolló de formas distintas en los diversos centros: en Alemania, psicólogos como Wundt, Hermann Ebbinghaus y Emil Kraepelin adoptaron un enfoque estrictamente científico y experimental; en EEUU., por el contrario, el de William James y sus seguidores de Harvard fue un enfoque más teórico y filosófico. Junto a estas áreas de estudio, en París aparecía una influyente escuela de pensamiento en torno a las investigaciones del neurólogo francés Jean-Martin Charcot, que había empleado la hipnosis con personas que padecían histeria. Esta escuela atrajo a psicólogos como Pierre Janet, cuyas ideas sobre el "inconsciente" anticiparon las teorías psicoanalíticas de Sigmund Freud.


A lo largo de las dos últimas décadas del siglo XIX se produjo un rápido auge de la nueva ciencia psicológica, así como el establecimiento de una metodología científica para el estudio de la mente, análoga a la que empleaban la fisiología y disciplinas afines para estudiar el cuerpo. Por primera vez el método científico se aplicaba a cuestiones como la percepción, la conciencia, la memoria, el aprendizaje y la inteligencia, y de tal observación y experimentación surgieron nuevas y numerosas teorías.

Aunque estas teorías procedieran a menudo del estudio introspectivo de la mente por parte del investigador, o de relatos muy subjetivos de los sujetos de los estudios, así se pusieron los cimientos para que la siguiente generación de psicólogos pudiera desarrollar estudios verdaderamente objetivos de la mente y la conducta y aplicar sus propias teorías al tratamiento de las enfermedades mentales.




No hay comentarios:

Publicar un comentario