martes, 9 de abril de 2013

ADOLESCENCIA

G. Stanley Hall

La palabra adolescencia procede del término latino adolescere ("crecer") y designa la fase de la vida entre la infancia y la edad adulta. En la mayoría de las sociedades occidentales no se reconoció este concepto hasta el siglo XX; la infancia terminaba y la edad adulta empezaba a cierta edad, por lo general los 18 años.

G. Stanley Hall, psicólogo y pedagogo, fue el primer académico que estudió el tema, en su obra Adolescence (1904). Hall estaba influido por la teoría de la evolución de Darwin, y pensaba que la infancia, en particular el desarrollo físico temprano y la conducta, reflejan el curso del cambio evolutivo, y que cada individuo se desarrolla conforme a su "historia ancestral".

DESARROLLO HUMANO



DETERMINADO POR LA NATURALEZA



REPETICIÓN ANCESTRAL



DISPOSICIONES DE TIPO ANIMAL



FASES DE CRECIMIENTO



IMPULSO EVOLUTIVO DECRECE



PROCESO DE CAMBIO INDIVIDUAL



ADOLESCENTE SENSIBLE, TEMERARIO, TÍMIDO, DEPRESIVO



EL NIÑO SE CONVIERTE EN ADULTO



Otra influencia clave en Hall fue la del Sturm und Drang ("tormenta e ímpetu"), movimiento literario y artístico alemán del siglo XVIII que propugnaba una libertad de expresión total. Así, Hall se refirió a la adolescencia como Sturm und Drang: considerándola una fase de rebelión y tumulto emocional, con comportamientos que van desde la melancolía a la temeridad. En palabras de Hall, la adolescencia "ansía sentimientos fuertes y nuevas sensaciones [...] la monotonía, la rutina y el detalle son intolerables"; la conciencia de uno mismo y del entorno aumentan notablemente; todo se siente con mayor intensidad, y se busca la sensación por sí misma.

TEORÍA MUY ACTUAL



Muchas de las aportaciones de este psicólogo resuenan en los estudios actuales. Hall consideraba a los adolescentes muy propensos a la depresión, y describió una "curva de abatimiento" que se inicia a los 11 años, culmina a los 15 y va cayendo hasta los 23. Los estudios actuales reconocen un patrón similar. Las causas de depresión identificadas por Hall -los defectos aparentemente insuperables, el miedo a caer mal o la "fantasía del amor perdido o imposible"- nos resultan familiares. Hall consideraba que la timidez propia de la adolescencia lleva a la autocrítica y a la reprobación de uno mismo y de los demás. Esto se refleja en estudios posteriores, que afirman que la avanzada capacidad de raciocinio de los adolescentes les permite "leer entre líneas" y magnifica su sensibilidad. Incluso la afirmación de Hall de que la criminalidad tiene mayor incidencia en la adolescencia, con un pico a los 18 años, sigue siendo válida.



Pese a lo que pueda parecer, la concepción de Hall de la adolescencia no era tan negativa. Como escribió en su obra Youth: Its Education, Regiment, and Hygiene, "la adolescencia es un nuevo nacimiento, pues los rasgos más elevados y más completamente humanos surgen durante ella". Para Hall, por tanto, la adolescencia era el comienzo necesario de algo mucho mejor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario