jueves, 11 de abril de 2013

ALERGIAS (XIV)

ANAFILAXIA



  • Una anafilaxia es un cuadro clínico grave, aunque la recuperación pueda ser rápida y total. Téngalo en cuenta.
  • Siempre debe disponer de su "kit de emergencia" que contenga adrenalina autoinyectable (2 dispositivos), especialmente durante los viajes o cuando no sea fácil acceder a una atención médica de urgencia. Además, es probable que le recomienden disponer de antihistamínicos y corticoides.
  • Familiares, amigos, profesores, etc..., deben conocer la alergia que padece y cómo se administra la medicación de emergencia.
  • Si es alérgico al látex o a algún medicamento es conveniente llevar una medalla o pulsera de alerta médica.

URTICARIA CRÓNICA



Los siguientes consejos son generales. No pueden evitar que aparezca la urticaria, pero sí ayudar a aliviarla.
  • Evitar la causa o el agente desencadenante cuando sea conocido.
  • Evitar el rascado o cualquier fricción sobre la piel. Si tiene mucho picor aplique frío (crema hidratante guardada en la nevera o una ducha fría).
  • Evitar la presión sobre la piel (fajas, sujetadores, cinturones o ropa apretada).
  • Aunque no sea alérgico a estos medicamentos, se sabe que pueden empeorar una urticaria: ácido acetil salicílico, antiinflamatorios no esteroideos, morfina y derivados como la codeína, contrastes radiológicos.
  • Intente seguir una dieta libre de aditivos, evitando sobretodo la tartrazina (E-1029, benzoatos (E-211-219), glutamato (H-5801-5805).
  • Evitar la ingesta de alimentos que contienen altas concentraciones de histamina o que pueden favorecer su liberación como fresas, piña, tomate, mariscos, pescados, carne de cerdo, embutidos, conservas, quesos curados, chocolate, etc...

ALERGIA A MEDICAMENTOS


  • Si ha presentado una reacción adversa (alérgica o de otro tipo), no tire el envase hasta que su médico haya anotado qué le ha ocurrido y con qué fármaco. Esta información será muy importante para evaluar la reacción y el posible estudio posterior.
  • Si tiene alergia a algún medicamento, pregúntele a su médico si debe evitar sólo ese componente o si debe evitar todo un grupo.
  • Infórmese sobre las alternativas que tiene al medicamento que se le ha prohibido.
  • Solicite toda la información por escrito.
  • Asegúrese de que su alergia medicamentosa está anotada en su historial médico.
  • Lleve una medalla o una pulsera de alerta médica indicando a qué medicamento es alérgico.
  • Con preferencia, utilizará la vía de administración oral.
  • Si es posible utilice medicamentos de un único componente.
  • Tomará sólo los medicamentos recomendados por su médico. No se automedique.

EL NIÑO ALÉRGICO EN LA ESCUELA


  • Se calcula que uno de cada cuatro niños es alérgico; por lo tanto los niños alérgicos no deben ser considerados de diferente forma, ni vivir en una burbuja. Se debe intentar que lleven sus actividades diarias con toda normalidad, tomando las precauciones necesarias.
  • Hay que informar debidamente a todo el equipo multidisciplinar de la escuela sobre las alergias que padece el niño, cuáles son las sustancias que debe evitar y qué medicación debe tomar.
  • Se debe enseñar al personal a reconocer la aparición de una reacción alérgica.
  • Se debe tener un plan de actuación, sobre todo en los casos de alergias graves: qué medicación administrar y a quién avisar (asistencia médica y familiares).

VIAJAR CON ALERGIA


  • Antes de viajar, el paciente debe estar estable. Visite a su médico antes de marchar, especialmente si la alergia no está controlada, si ha presentado reacciones alérgicas o crisis asmáticas graves o si el viaje va a durar mucho tiempo.
  • Llevará consigo (como equipaje de mano) toda la medicación que pueda necesitar, en sus envases originales incluyendo el prospecto, ya que contiene información que puede ser útil para el personal médico o el de las aduanas. Lleve más cantidad de la estrictamente necesaria.
  • Solicite un informe a su médico; si es posible, disponga de una versión en inglés y/o en el idioma del lugar de destino. Piense que las restricciones para viajar con líquidos son cada vez mayores.
  • Deberá adecuar progresivamente las horas de toma de su medicación al horario del país de destino.
  • Recuerde que los antihistamínicos de primera generación disminuyen los reflejos psicomotores y pueden dar sueño (el alcohol potencia este efecto adverso). Este efecto puede alterar la capacidad de conducción de vehículos y aumentar el riesgo de accidente.
  • Debe estar preparado para actuar en caso de reagudización de su alergia: tenga a mano la medicación necesaria y lleve apuntado el número de teléfono del servicio de urgencias médicas.
  • Averigüe si su seguro médico le cubre durante el viaje; si es preciso, contrate un seguro de viaje específico.

ALERGIA Y EMBARAZO O LACTANCIA


  • Una mujer alérgica embarazada o que está dando de mamar sigue siendo una paciente que debe cuidarse. Por tanto, no debe interrumpir sin más su medicación; consulte primero a su médico, ya que normalmente no es necesario dejar el tratamiento.
  • Los medicamentos inhalados que se emplean en el asma apenas pasan al torrente sanguíneo o a la leche materna, por ello no afectan al feto o al bebé.
  • Si planea quedarse embarazada, pregúntele a su médico qué medicación puede tomar y cuál no.
  • Es un momento perfecto para dejar de fumar definitivamente.

ALERGIA AL SOL


  • El mejor tratamiento es la prevención, que en este caso consiste en permanecer a cubierto, recordando que los rayos UVA pueden traspasar los cristales y que las nubes no son un factor de protección solar.
  • Además, la exposición directa al sol del atardecer es menos peligrosa que a la luz de un mediodía nublado. La luz blanca de los fluorescentes puede causar problemas sólo a los pacientes muy sensibles, dependiendo de su proximidad.
  • La ropa no ofrece un protección total. Según el tipo de tejido, su grosor y color puede permitir el paso de espectros de luz: ondas de larga longitud de onda (rayos UVA y luz visible) pueden atravesar tejidos delgados de nylon o de algodón.
  • Los factores de protección solar únicamente ofrecen un incremento en el tiempo de tolerancia a los rayos solares (especialmente por rayos UVB) pero, de hecho, pueden permitir llevar una vida normal. Los factores de protección deben aplicarse entre 30 o 45 minutos antes de iniciarse la exposición al sol, pudiendo ser eliminados por el sudor y el agua. Por esto, es importante aplicar repetidamente el producto después de nadar o practicar deporte.
  • En el caso de reconocer un fármaco o sustancia como responsable de la alergia al sol, su retirada no implica la desaparición inmediata de la fotosensibilidad, que puede persistir durante algún tiempo.
  • Como tratamiento local de la piel inflamada se pueden usar corticoides tópicos, siempre según las recomendaciones del médico.
  • En el tratamiento sistémico se han empleado los rayos PUVA, fármacos antimaláricos, betacaroteno y antihistamínicos.

PICADURAS DE ABEJAS Y AVISPAS


  • Si le pica una abeja o una avispa, no se ponga nervioso, mantenga la calma. No haga esfuerzos para evitar que el veneno pase y se distribuya por la circulación; así será menos probable que haya una reacción generalizada.
  • Si le ha picado una abeja es posible que el aguijón permanezca en el punto de la picadura. Si esto ocurre, debe intentar extraer el aguijón con la punta de una aguja; intente no presionar el saco de veneno ya que podría inyectarse más veneno.
  • Conviene lavar con agua y jabón la picadura o desinfectarla con un producto como povidona yodada. Después, aplique frío local con una bolsa de hielo o un paquete de verduras congeladas cubierto con una toalla.
  • Si presenta dolor o inflamación, puede tomarse un analgésico como el paracetamol o un antiinflamatorio. Si tiene picor o urticaria, un antihistamínico le aliviará.
  • Si presenta una reacción más importante, deberá consultar al médico para que le indique el tratamiento adecuado.
  • Las personas que hayan padecido reacciones generalizadas debidas a la picadura de abejas o avispas, deben tener preparado un plan de actuación adecuado. Quien haya sufrido una anafilaxia (reacción sistémica grave), deberá disponer del "kit de emergencia" que le haya indicado su médico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario