domingo, 21 de abril de 2013

¿DISOCIACIÓN O DOS CONCIENCIAS SEPARADAS?

"EL INCONSCIENTE VE A LOS HOMBRES TRAS LA CORTINA"
PIERRE JANET (1859-1947) 




ANTECEDENTES HISTÓRICOS
  • 1878 Jean-Martin Charcot describe en Leçons sur les maladies du système nerveux los síntomas de la histeria, considerada entonces una enfermedad biológica.


Entre 1880 y 1910, aproximadamente, hubo un gran interés por la disociación, esto es, la separación de algunos procesos de la mente consciente de una persona o de su personalidad cotidiana y normal. La disociación leve, en la que el mundo parece onírico e irreal, es frecuente, y afecta a la mayoría de gente en algún momento; suele ser causada por enfermedades como la gripe, o por drogas, incluido el alcohol, y puede causar una pérdida de memoria parcial o total durante y después del período de disociación. En casos raros de lo que luego se denominó trastorno de personalidad múltiple, la persona parece poseer dos o más personalidades distintas; hoy esos casos extremos se clasifican como "trastorno de identidad disociativo".



El filósofo y médico francés Pierre Janet fue el primero en estudiar y describir la disociación como una enfermedad psiquiátrica. A finales de la década de 1880 y principios de la de 1890 Janet trabajó en el Hospital de la Salpêtriere de París, donde trató a pacientes de "histeria", y publicó estudios de casos de mujeres con síntomas extremos. Una paciente a la que llamó "Lucie", por ejemplo, solía estar tranquila, pero a veces era presa de una repentina agitación y lloraba y parecía aterrorizada sin motivo aparente. Parecía tener tres personalidades distintas, a las que Janet llamó "Lucile 1", "Lucile 2" y "Lucile 3", y pasaba de una a otra de forma inesperada, sobre todo bajo hipnosis. Lucie 1 tenía sus propios recuerdos, al igual que Lucie 2, pero Lucie 3 era capaz de recordar acontecimientos de las tres personalidades. Lo relevante es que Lucie 3 recordaba una experiencia traumática vivida a los siete años durante las vacaciones, cuando se sentía aterrorizada por dos hombres que se escondían tras una cortina.



EL TRAUMA DEL SUBCONSCIENTE

Janet, concluyó que el trauma infantil de Lucie era la causa de su disociación. En L´automatisme psychologique escribió: "Tener uno el cuerpo en la postura del terror es sentir la emoción del terror, y si dicha postura se debe a una idea subconsciente, el paciente tendrá la emoción sola en su conciencia sin saber por qué se siente de ese modo". "Tengo miedo y no sé por qué", decía Lucile a medida que le invadía el terror. "El inconsciente -dijo Janet- está soñando; ve a los hombres tras la cortina, y coloca el cuerpo en una postura de terror". El estrés y los acontecimientos traumáticos, para Janet, podían causar la disociación en cualquiera que tuviera esa predisposición.

Janet se refirió a la parte de la mente que él consideraba que se encontraba tras el comportamiento desacostumbrado y perturbado con el nombre de "subconsciente"; por su parte, Freud prefirió llamar a la fuente de los traumas mentales de sus pacientes "inconsciente". Freud desarrolló asimismo las ideas de Janet, y sostuvo que la disociación era un "mecanismo de defensa" universal.

La obra de Janet fue ignorada durante décadas, a causa en parte del desprestigio de la hipnosis para la investigación y el tratamiento de las enfermedades mentales. No obstante, desde finales del siglo XX ha vuelto a suscitar el interés de los psicólogos que estudian los desórdenes disociativos.


Los traumas infantiles, según Pierre Janet, permanecen con frecuencia en la parte "subconsciente de la mente y causan problemas mentales al cabo de los años.



1895 Sigmund Freud señala la disociación como uno de los mecanismos de defensa de la mente.

Década de 1900, el neurólogo estadounidense Morton Prince habla de un espectro de desórdenes disociativos.

1913 J.P.F. Deleuze, naturalista francés, describe la disociación como la formación de dos personas, una despierta y la otra en estado de trance.

1977 Ernest R. Hilgard trata en Divided consciousness sobre la conciencia dividida por la hipnosis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario