domingo, 21 de abril de 2013

ORGANIZACIÓN DE LA CÉLULA

La célula es la unidad básica funcional y estructural más pequeña de los organismos vivos. Se compone de diferentes partes, coordinadas de tal manera que cada tipo de célula lleva a cabo una función estructural o bioquímica única. 

NÚCLEO CELULAR


La citología es la ciencia que estudia la estructura celular, en tanto que la citofisiología se aboca al estudio de las funciones que realizan estas unidades. La función y la estructura celular son interdependientes e inseparables. Las células realizan numerosas reacciones químicas para dar origen al proceso vital que se lleva a cabo de manera compartimentalizada. La célula tiene estructuras especializadas que efectúan reacciones químicas aisladas, las cuales están coordinadas unas con otras para mantener con vida tanto la célula como los tejidos, los órganos, los sistemas y todo el organismo.



Las células realizan funciones básicas para el organismo. Regulan el flujo de entrada y de salida de los materiales a fin de asegurar las condiciones óptimas para el proceso vital prevaleciente dentro de ellas. Utilizan su información genética (ADN) para guiar la síntesis de la mayoría de sus componentes y dirigir gran parte de sus actividades químicas. Entre esas actividades está la generación de ATP, por el desdoblamiento de los nutrientes, la síntesis molecular, la transportación de las moléculas dentro y entre las células, la remoción de los desechos y el movimiento parcial o incluso de toda la célula.



La célula la podemos dividir en tres partes principales:

  • la membrana plasmática;
  • el citoplasma; y
  • el núcleo.
La membrana plasmática conforma la superficie externa de la célula, que separa su ambiente interno del externo. Constituye una barrera selectiva que organiza el flujo de materiales que entran y salen de la célula a fin de establecer y mantener un ambiente apropiado para las actividades que lleva a cabo. 



La membrana plasmática también desempeña una función clave en la comunicación entre las diferentes células, así como entre éstas y su ambiente externo.



El citoplasma comprende todo el contenido celular entre la membrana plasmática y el núcleo. Este comportamiento se puede dividir en dos componentes: citosol y organelos. El citosol consiste en la porción líquida del citoplasma que está formada principalmente por agua con partículas disueltas y suspendidas. 



Los organelos son estructuras celulares altamente organizadas, cada una de las cuales tiene forma y función específica. Entre los ejemplos podemos citar citoesqueleto, ribosomas, retículo endoplasmático, complejo de Golgi, lisosomas, peroxisoma y mitocondria.



El núcleo, que técnicamente es un organelo, se estudia aparte en virtud de sus numerosas y diversas funciones. En su interior se encuentran los genes, que controlan la estructura de la célula y la mayoría de las actividades que realiza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario