viernes, 24 de mayo de 2013

EL GRAN LABERINTO DEL MUNDO HUMANO



CONTEXTO HISTÓRICO
  • Década de 1890, los experimentos de Ivan Pavlov con perros fundan la teoría del condicionamiento clásico.
  • 1920 John B. Watson realiza una serie de experimentos conductistas con humanos, como el "pequeño Albert".


Pese a ser considerado una de las figuras más destacadas de la psicología conductista en EEUU. Edward Tolman adoptó un enfoque muy distinto al de Thorndike y Watson. Estaba de acuerdo con la metodología básica del conductismo -según la cual la psicología solo puede estudiarse mediante experimentos científicos objetivos- pero también le atraían las ideas sobre procesos mentales como la percepción, la cognición y la motivación, con las que se había familiarizado al estudiar la psicología de la Gestalt en Alemania. Uniendo estos dos enfoques hasta entonces separados, desarrolló una nueva teoría sobre el papel del condicionamiento y concibió lo que llamó "conductismo propositivo", hoy día llamado conductismo cognitivo.



Tolman cuestionó la premisa básica del aprendizaje condicionado (que la conducta se aprende por una mera respuesta automática a un estímulo); creía que los animales pueden aprender sobre el mundo que les rodea sin el refuerzo de un premio, y aplicar luego ese conocimiento a la toma de decisiones. Diseñó experimentos con ratas en laberintos para estudiar el papel del refuerzo en el aprendizaje; comparando a un grupo al que se premiaba diariamente con comida por lograr salir del laberinto, con otro al que no se premiaba hasta pasados seis días y con otro premiado a los dos días, Tolman vio su teoría confirmada. Los grupos segundo y tercero cometieron menos errores al recorrer el laberinto al día siguiente de la recompensa, demostrando así que ya "conocían" el camino y lo habían aprendido antes de recibir el premio. Cuando entraron en juego los premios, las ratas pudieron utilizar el "mapa cognitivo" que habían construido para salir más deprisa.

"Hay más de un tipo de aprendizaje"
Edward Tolman 



APRENDIZAJE LATENTE

Tolman denominó "aprendizaje latente" al período de aprendizaje inicial de las ratas en el que no había un premio inmediato. Defendía que en el transcurso de su vida cotidiana todos los animales, incluidos los humanos, construyen un mapa cognitivo del mundo que les rodea -el "laberinto construido por Dios"-, mapa que utilizan para situar objetivos específicos. Y ponía el ejemplo de cómo aprendemos la ubicación de diversos hitos en nuestros recorridos diarios, pero solo nos percatamos de lo que hemos aprendido si necesitamos encontrar un lugar concreto en la ruta. Experimentos posteriores mostraron que las ratas adquirían un cierto sentido de la localización, y no se limitaban a aprender los giros necesarios para llegar a un lugar determinado.

En el día a día desarrollamos un mapa cognitivo de nuestro entorno, aunque
quizá no seamos conscientes de ello hasta que necesitamos dar con un lugar
por el que hemos pasado sin advertirlo.


Tolman presentó su teoría del aprendizaje latente y los mapas cognitivos en Purposive Behavior in Animals and Men, conjugando la metodología del conductismo con la psicología de la Gestalt e introduciendo el elemento de la cognición.

  • 1938 B.F. Skinner realiza su investigación sobre el condicionamiento operante utilizando palomas en vez de ratas.
  • Década de 1950 el conductismo se ve desplazado por la psicología cognitiva como movimiento dominante en psicología.
  • Década de 1980 la terapia de la conducta de Joseph Wolpe y la terapia cognitiva de Aaron Beck se funden en la terapia cognitivo-conductual.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada